lunes, 30 de junio de 2014

Cómo hacer un buen cunnilingus

Un cunnilingus, o lo que es lo mismo, el sexo oral para ellas. Eso que muchos creen que hacen bien porque, total, es solo tocar donde tienen que tocar. Pues no, lo cierto es que hay más ciencia y es algo que tienes que tener en cuenta, que para que una mujer disfrute hay que darle un toque perfecto y por eso hoy queremos hablar de ello como ya hemos hecho con una felación. Porque ellas también tienen derecho a pasárselo bien, ¿o qué te piensas?

El buen cunnilingus...

El buen cunnilingus requiere de tiempo. Recuerda que una mujer necesita al menos de 15 minutos para conseguir llegar al orgasmo. Pues bien, en el caso de las mujeres también con el sexo oral lo van a necesitar y claro, es obvio que necesitas empezar a ponerte manos a la obra, que 15 minutos parece que se pasan pronto y no es así si solo haces lo mismo en todo ese tiempo.


Ahora, ¿qué necesitas para un cunnilingus 10?
  • La higiene. Esto es importantísimo, y no solo para él, sino para ella. No hay nada peor que oler esa zona y que huela mal. Si eso ocurre lo mejor es lavarse antes de practicar sexo y, si aún así sigue oliendo mal, consulta a tu ginecólogo porque es posible que haya algo que vaya mal ahí dentro, o bien que necesitas cambiar tu higiene diaria a una que no te falle, menos en esos momentos. Ambos lo agradeceréis y seguro que hace que tengan más gana de practicar cunnilingus más seguidos.
  • El tiempo. Ya lo hemos dicho antes pero lo reiteramos. Las mujeres necesitan tiempo, igual que los hombres, para llegar a un nivel más que satisfactorio. Así que no vayas a estropearlo por querer ir demasiado deprisa, ¿de acuerdo? Recuerda que lo bueno siempre se hace esperar y en cuestión de sexo mucho más.
  • El punto G. Ese punto G muchas veces tiene que ver con el orgasmo femenino. Aunque lo normal es que la clave del orgasmo sea el clítoris, hay mujeres que lo tienen en el Punto G y eso hará que, si usas la boca, te lleve más tiempo llevarla ahí. Así que, si eso te pasa, procura armarte de paciencia y no intentes hacer las cosas rápidas o dejarlas a la mitad, no es lo más adecuado.
  • Posición. La posición que hay que escoger es la mejor para los dos. Ahí no te podemos decir mucho porque va a depender de cada hombre y de cada mujer. Lo mejor es que probéis a ver cuál os gusta más o con cual tenéis más placer. Una normal suele ser, ella tumbada, y él entre sus piernas aunque si tienes problemas con las rodillas lo mejor es que los dos estén tumbados (como buenamente se pueda, claro).
  • No busques el clítoris como primer punto. ¿No te han dicho que hay que dejar siempre lo mejor para el final? Pues eso también tiene que ver con el clítoris, hay que dejarlo para el final, o al menos para casi el final. Por eso es que siempre es mejor que empieces por zonas que vayan “calentando” a tu pareja, y la verdad es que te lo agradecerá.
  • Tienes la boca, la lengua, los dientes y manos. Y te lo decimos porque realmente es algo que debes utilizar. No es cuestión de ponerte a hacer lo mismo hasta que ella disfrute, también conviene que cambies un poquito las cosas, que la beses en otros sitios, que intentes ser travieso o que al menos le des un poco de cambio de vez en cuando, eso la animará mucho más y tú también descansarás de estar haciendo lo mismo que tampoco eres un robot.


Si después de que ella haya disfrutado tú tienes ganas de más “guerra” ten en cuenta si ella quiere o no porque estará mucho más sensible y puede pasar que quiera o que no. Debes respetarla ya que lo has hecho para darle su momento. Si le das un ratito de descanso seguro que puede apetecerle mucho más pero si no es así ten presente que acabas de dejar a tu pareja completamente satisfecha y es para sentirte muy pero que muy feliz. Así que no te apenes si después no puedes utilizar esa erección que tengas. Ya vendrán más ocasiones y seguro que en esas puede ocurrir que tengas ese placer de disfrutar ya que, según dicen, es incluso más maravilloso.

4 comentarios: