miércoles, 31 de julio de 2013

Técnicas Exóticas Sexuales ¿Te Atreves?

Las artes amatorias se practicaban desde nuestros ancestros, al otro lado del continente existían trucos y técnicas sexuales de gran eficacia. Durante años, en Oriente, las mujeres han recurrido a ellas para aprender más y mejorar el sexo. Son juegos de cama y exóticas prácticas eróticas que ayudan a mejorar el rendimiento sexual de la pareja. El masaje acuático, el beso penetrante o tántrico, la técnica del perineo o el balance tibetano son algunas de ellas.
¿Te atreverías a probarlas a probarlas con tu pareja? ¡Coge bolígrafo y papel y toma nota!

El beso tántrico o beso penetrante

Esta práctica es más excitante y erótica que cualquier beso normal, simula los preparativos del inicio de la relación y se basa en un beso intenso que representa la penetración durante una relación sexual. Sólo tienes que colocar tu boca sobre la de tu chico, abrir los labios y, despacio, mete y saca tu lengua. Después, deja que sea tu pareja quien lleve la iniciativa e introduzca su lengua en tu boca. Para acabar, lame sus labios. ¡Un largo y exótico beso y mil sensaciones!

El perineo

De tradición India, con una antigüedad de 7.000 años, es un movimiento capaz de provocar una agradable sensación múltiple en la región pélvica de tu pareja. Un masaje en la zona del perineo (entre el pene y el ano) y tu pareja tendrá el orgasmo del siglo. Masajea la zona del perineo suavemente con los dedos de una mano mientras, valiéndote de la otra, subes y bajas desde la base hasta la punta del pene. La combinación será explosiva.

Masaje acuático

Posturas difíciles que solo se logran en un medio acuático, aplicando chorros de agua, lubricantes especiales y cualquier accesorio que pueda ayudar a mejorar el momento. Se realiza en todo el mundo, aunque es originario de los clubes japoneses. Se trata de aprovechar la ingravidez acuática para realizar posturas imposibles, usando lubricantes especiales y aplicando chorros de agua de diferente presión para aumentar el placer.

Balanceo tibetano

Es una práctica que deriva de los antiguos grabados del Tíbet donde el hombre se sienta en la postura del loto, y la mujer, en su regazo, ella al contacto con el miembro masculino contrae los músculos vaginales, se mece y luego los relaja. Se trata de compartir la respiración con las bocas juntas; es decir, cuando él exhala, ella inhala, y viceversa. Todo ello, sin sacar el pene de la vagina. Al inhalar aire, la mujer mece su pelvis hacia delante y contrae los músculos vaginales, y al exhalarlo, se mece hacia atrás y relaja los músculos vaginales.
El balanceo produce un efecto hipnótico y hace que los amantes se concentren sólo en sus respiraciones, en sus sensaciones y en su placer. El orgasmo es de escándalo

El carrete

Es una práctica originaria de los burdeles filipinos, consiste en utilizar el denominado músculo pubococcígeo que en las mujeres sirve para atrapar y soltar el pene y en los hombres sirve para tener mayor control sobre las erecciones.
Se trata de contraer y distender los músculos vaginales. Debe su nombre a las mujeres de oriente donde, desde muy jóvenes, practicaban estos movimientos introduciéndose un carrete de hilo el cual debe girar hasta desenrollarse. Consiste en atar un cordel, bramante o hilo a la base del pene, para así constreñirlo y, de esta forma, alargar el coito e intensificar el orgasmo. Por regla general, el cordel se ata al pene ya erecto, y se oprime suavemente durante la felación y masturbación, para luego apretarlo más durante el coito.

Pinza birmana

Se trata, básicamente, de una técnica a través de un masaje especial en el pene de tu pareja. Este puede practicarse, sobre todo, de dos formas principalmente: primero, ejercitando y usando los músculos de la vagina (con contracciones, por ejemplo) para masturbar al hombre, aunque también puede hacerse realizando este mismo masaje con los pies.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias, había cosas que ni conocía. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, intentamos hacer contenidos de calidad.

      Eliminar